Seguidores

miércoles, 17 de diciembre de 2014

EL ÁGUILA Y LA LAMBDA # PEDRO SANTAMARÍA.

Hola a todos de nuevo:

Sigo en mi empeño de revitalizar este blog, que está más muerto que vivo, a ver si lo consigo. De momento, quiero traeros mis impresiones acerca de una novela que llevaba más de un año acumulando polvo en la estantería y al que, hace un par de meses, decidí darle la oportunidad que, ni lo dudéis, merece. Este ejemplar llegó a mis manos a través de esa maravillosa iniciativa San Jordi bloguero. Ya no me enrollo más y vamos al lío.

Ficha técnica.
- Título: El águila y la lambda.
- Autor: Pedro Santamaría.
- Editorial: Pàmies.
- Género: Novela histórica. 
- ISBN: 9788415433088.
- Formato: Rústica con solapas, 318 páginas.
- Año de publicación y precio: 2012, 19,95 €.
Contraportada.

Año 256 a. C. Después de casi diez años de guerra, Roma y Cartago se han desangrado mutuamente sin que ninguna consiga imponerse claramente.
Marco Atilio Régulo, recién elegido cónsul, es enviado por el senado a África, al mando de la mayor flota jamás botada por Roma, con el fin de ir conquistando las ciudades que rodean Cartago, estrangular la capital enemiga y poner fin al conflicto de una vez por todas.

Los púnicos, con un ejército muy inferior al romano y conociendo el prestigio militar de Régulo, se ven obligados a ponerse en manos de Jantipo, un curtido mercenario espartano al que confiarán su futuro. Sin embargo, los despóticos gobernantes cartagineses, temiendo que una vez se haga con el control del ejército lo utilice para derrocarles, le encargan a Arishat, una bella cortesana, que vigile los pasos del espartano; pero ninguno de ellos está preparado para lo que les depara el destino.
Basándose en los relatos del historiador griego Polibio, Pedro Santamaría narra con fidelidad y un ritmo demoledor la fascinante historia de la primera expedición romana a África, y el trágico y épico desenlace de la batalla de Bagradas, donde se jugará el futuro de Cartago.

Personajes.

(En orden de aparición).
- Arishat: Es una hermosa prostituta de lujo, que ejerce su labor en Cartago. Consciente de su belleza, la utiliza como arma contra los hombres, y se jacta (con razón) de manejarlos a su antojo. Su condición de “favorita” del sufete de la ciudad le hará conocer a la horma de su zapato. 

- Marco Atilio Régulo: Recién elegido cónsul de Roma, recibe del Senado la ardua misión de conquistar la siempre esquiva Cartago e intentar poner fin a la guerra que desangra a ambas potencias desde demasiado tiempo atrás. Para ello contará con la “ayuda” de Lucio Manlio Vulso Longo, un perfecto imbécil que sólo busca la gloria personal y volver a la comodidad de la ciudad eterna cuanto antes.
- Jantipo: General espartano, contratado por Cartago como mercenario para intentar poner freno a las ansias expansionistas romanas. Durante su trabajo, deberá enfrentarse a algo más que a las tropas romanas.
Como siempre, estos son los personajes principales que nos encontramos en esta novela. Entre los secundarios, cabe destacar a Brasidas,uno de los compañeros de Jantipo o, por la parte romana, a Bíbulo, un hombre de boga metido a legionario forzado.
Argumento.


Mediados del siglo, III antes de Cristo, mar Mediterráneo. La mayor flota botada jamás por la República romana se dirige hacia las costas africanas llevando a dos cónsules a bordo: Marco Atilio y Lucio Manlio, que tienen difícil misión de doblegar, de una vez y para siempre, a la siempre combativa Cartago, poniendo así fin a una guerra que ya es demasiado larga.
La flota cartaginesa es temida en el Mediterráneo, pero comete un error que deviene en una vergonzosa derrota y, sobre todo, en los romanos desembarcando victoriosos en las costas africanas, con la capital a pocos días de distancia.
La situación se complica para Cartago, por lo que se ve obligado a recurrir a un mercenario, Jantipo, un general espartano que acaba de cosechar una gran victoria contra Ptolomeo en Siria. Los grandes prohombres cartagineses temen que, una vez se haga con el mando total del ejército, les traicione y quiera hacerse con el control de la ciudad. Para controlarlo, le pedirán ayuda a Arishat, la cortesana, pero los designios de los dioses son inescrutables, y sus deseos no siempre coinciden con los humanos.
Así las cosas, se libra la batalla de Bagrada, en la que la ciudad cartaginesa se lo juega todo. Los sitiados parecen tenerlo todo en su contra: su ejército es menos numeroso y está mucho peor preparado, pero también cuenta con una gran baza a su favor: en caso de derrota, lo perderán todo, sus hogares, a sus familias y probablemente su libertad e identidad como pueblo pero... ¿será esto suficiente para acabar con el disciplinado ejército romano?

Mi opinión personal.
Siempre he pensado que es de bien nacidos ser agradecidos, por lo que antes de nada, me gustaría dar las gracias desde aquí a nuestra querida ALMARGEN por permitir, mediante esa preciosa iniciativa llamada San Jordi bloguero, que esta gran novela llegase a mis manos. Tal y como prometí, he cuidado y disfrutado esta novela como merece. Gracias.
La novela me ha gustado mucho, siempre me he sentido atraída por la Edad Antigua pero son pocas las novelas que la tocan, y aún menos las que no están ambientadas en el Egipto faraónico o el período de máximo esplendor del Imperio Romano. Siempre recibo con gusto cualquier obra ambientada en esta época, y esta no ha sido una excepción, me ha gustado ver una Roma casi recién nacida, que aun no era un el Imperio que dominó el mundo durante siglos.
Estamos ante una novela ágil, plagada de acción, con unos personajes creíbles e interesantes en la que no hay buenos ni malos, simplemente dos potencias antagónicas que se enfrentan entre si intentando proteger sus propios intereses. Como es lógico, el lector tomará partido por uno u otro bando, pero eso queda a su criterio ya que el narrador de la obra permanece exquisitamente neutral.

La historia que nos narra “El águila y la lambda” es, básicamente, la de la primera incursión del entonces naciente Imperio Romano en las costas del Norte de África y su intento de conquistar Cartago, además de las circunstancias personales de los implicados en la batalla,_ centrándose principalmente en ambos generales, la cortesana Arishat y Bíbulo, un pobre hombre de boga metido a legionario a la fuerza.
En cuanto al autor puedo leer en la solapa de la novela que es santanderino, nacido en 1975 y que ha pasado gran parte de su vida en Inglaterra. Esta novela que hoy os presento, es la segunda que escribió, tras “Okela”. Posteriormente ha publicado “Peña Amaya”.
La trama me ha resultado interesante y muy bien llevada, podríamos hablar casi de que esta es una novela bélica, la épica batalla de Bagradas, en la que Cartago se juega el ser o no ser, es su punto culminante, pero el autor mantiene la tensión narrativa durante toda la novela sobre todo si, como es mi caso, no conocías el desenlace de la misma con anterioridad.
En cuanto a los personajes, me han gustado mucho. Sabéis que siempre insisto en la importancia de su credibilidad, cosa que en esta ocasión superan con nota.
No me ha costado en absoluto entender las prisas de Marco Atilio para hacer caer la ciudad púnica. El tiempo de que disponía (un año que duraba su mandato como cónsul) es escaso, más en aquella época, y del resultado de esta misión depende su triunfo o el más humillante de los fracasos.
Cartago, pese a su innegable poderío naval, no es una potencia militar sino comercial. Además, su ejército se ha visto seriamente perjudicado por la constante sangría sufrida en Sicilia, por lo que se ve obligada a recurrir a Jantipo y sus hombres, mercenarios espartanos con muchas victorias a sus espaldas, para intentar evitar lo que parece inevitable.
Tampoco me ha resultado difícil comprender la desolación de aquellos siete hombres al comprobar el ejército con el que contaban para cumplir con la misión que les habían encomendado: apenas un puñado de hombres vencidos por el miedo y el desánimo y que, en su mayoría, acaban de sufrir en sus carnes la derrota de Aspis. De ahí que las prisas del romano se conviertan, en el caso de los espartanos, en una necesidad desesperada de ganar tiempo para convertir a esos hombres en un ejército capaz de enfrentarse a las legiones romanas.
Por otro lado Bíbulo y Arishat aparecen, al menos en un primer momento, como “daños colaterales” de esta guerra. Cada uno en su ámbito, se ven obligados a hacer algo que no desean. Esta contienda cambiará sus vidas, sí, y lo hará de una forma que ninguno de los dos pudo llegar a sospechar.
La contraportada promete un ritmo demoledor, y la novela lo cumple con creces el estilo es rápido y apenas descriptivo lo que agiliza la lectura. Narrada por un narrador omnisciente, utiliza un lenguaje llano y sencillo, alejado de los artificios que a veces padece este género y eso, en ocasiones, es de agradecer.
En lo referente a la ambientación es tan buena como da a entender todo lo anterior. Como ya os dije, apenas conozco esta época de la Historia y desconocía el desenlace de la batalla de los llanos de Bagradas, pero no me ha costado ningún esfuerzo imaginarme a ambos contendientes enzarzados en el combate.
Algo que me ha resultado de gran ayuda son las ilustraciones que acompañan a la novela, en la que nos muestra gráficamente la disposición de las tropas antes del inicio de las diferentes batallas que se van narrando y la evolución de ambos ejércitos a lo largo de las mismas. 

Recomendación y conclusiones.

Creo que es evidente, pero recomiendo la lectura de esta novela a todos los amantes del género histórico. Se encontrarán con una novela ágil y con mucha acción que no dudo os hará disfrutar de la lectura.

Muchas gracias por pasar por aquí, no olvides dejar tu huella en forma de comentario :)

4 comentarios:

  1. Ultimamente no leo mucha novela histórica.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho el género, así que me llevo este libro bien apuntado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Una novela que disfruté al mismo tiempo que aprendí cosas de Cartago; un autor con el que seguro que repetiré,
    besucus

    ResponderEliminar
  4. Esta es de las mías y además tengo que reconocer que este autor no he leído nada de él y tengo curiosidad

    ResponderEliminar